Los sevilleros de peinetas y lunares

La era de la prensa rosa trajo un sin fin de cambios. Hemos sufrido el boom del cotilleo, y, por supuesto, el periodo de máxima plenitud para l@s marujas del arte y olé. Pretenden escalar posiciones vistiendo esperpentos y paseando sus zapatos de tacón de aguja por el barro, l@s marujas, hoy en día, son reconocidos socialmente (aunque no les queda mucho), y hasta tienen el Día del Rocío, quien se lo iba a decir a la Mari, eh!. Desde que Lola Flores hecho su primera canita al aire, l@s marujas han ido in crescendo, mas motivad@s que nunca y con la ilusión de convertirse algún día en la mismísima Carmina Ordoñez. Estos personajes multicolor, adictos al fino y a la extravagancia llamativa, van en busca de la exclusiva. De hecho la búsqueda de exclusivas será su primer mandamiento.

Un/a maruja sin vecinos es como un punky sin piercing. Y yo me pregunto… ¿Que coño les importa con quien se acuesta la prima del cuñado del frutero?. Misterios sin resolver. Se pasan el día de “Aqui hay tomate” a “Salsa Rosa” y su programa “culto” es TNT; hacen de “pedodistas” en revistujas y programeos – esto es, despotricar de todos y de todo, y si no se me lo invento; inventan chistes sin gracia de los que solo alguien con el intelecto de Marujita Díaz podría contestar a carcajadas.

No existe un estereotipo físico para l@s marujas pero suelen ser de altura variable, delgaduch@s, rubi@s, con peinados extravagantes y con el lagarto de lacoste hasta en el ligero y unas gafas sin cristal que pretende hacer mostrar su inexistente inteligencia. L@s marujas disponen de ropa hecha por y para ello, y ¡¡nunca mejor dicho!! Aunque la vestimenta de esto no requiere mucha ornamentación, un poco de zappeo para ver lo último que llevaba la Pantoja y el último leopardo de Zara y pueden ensalzarse de lo original que van. Existen lugares en los que únicamente se puede adquirir esa ropa (evidentemente en grandes almacenes o el mercadillo mas cercano). Visten al estilo semi-pijo, es decir, que parezca que lo que llevo costó un riñon, aunque se lo quitara a mi sobrina anteayer. Tampoco se sienten muy atraid@s por la sobriedad o el estilo.

Pero hay algo que tienen en común y que es visible con que el simple abrir de su boca, su estupendísima bobaliconería. No se si pretenden simular sus nulos estudios (o su módulo de periodismo) pero lo curioso es que son muy veloces, por lo que la inteligencia aún no ha conseguido alcanzarlos y la edad del pavo, en este tipo de personajillos, se alarga más que en cualquier otro individuo. Aunque su participación positiva en la sociedad es casi nula (llegando a ser perjudicial para esta) se consideran superproges, la mayoría de ellos del PP más aznarista y, obviamente, santurrones de boquilla.

Dentro de este siniestro grupo existen unos líderes espirituales cuya ida de pinza sobrepasa el esperpento. Me refiero a los famosillos o, según la jerga maruja, los invitados de mi programa/revista. El respeto que se les confía es el de persona mega importante para la sociedad y el interés público. Su nivel de inteligencia raya la deficiencia, suelen confundir con frecuencia palabras, conjugaciones, personas y demuestran un nivel cultural bajo cero en casi cualquier tema que se exceda de “El programa de AR”. Estos son imanes de toda burla (por supuesto sin saberlo) y son los que dictan siempre las últimas chic-tendencias que serán acogidas con gran euforia por el resto ¡¡Que borreguicos son!!.

Pero l@s marujas, en realidad, no son buena gente. No dejan títere con cabeza, ni logran hacer amistad con nadie de fuera de su circulo, aborrecidos por el resto de la sociedad. Se pasan la vida rebuscando en la basura del vecino, ansiosos por enseñar sus trofeos al resto, intentado vender que el último polvazo de Dinio es de interés público e importante para el transcurso de nuestras inocentes vidas. Están orgullosos de ser “pedodistas”, no tienen ningún pudor en ocultarlo, ya han salido “del insti” en donde se pegaban a la rubia para reirle sus gracias y ser aceptados por la sociedad, creen a pies puntillas que algún día Jaime Cantizano presidirá España. Tengan cuidado por que esto es como una secta, una vez pones “A tu lado” o lees “Escaparate de Sevilla” ya es muy difícil salir, y, aunque se consiga, seguirás encendiendo la tele por las tardes para merendar con Patricia.

Solo me queda decir, que ¡si no puedes hacer que tu vida sea mas interesante…sacate una carrera! – esto es un poco caro y puede que incluso te resulte traumático, pero tranquilo, los libros no muerden – y est@s señores/as, lo mas cerca que han estado de un libro, es del suplemento del ¡Que me dices!.

Después de todo este rollo, referencias aquí.

Anuncios